• Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Principal >> Artículos >> Ludoteca: Orígenes de un espacio de juego con nombre propio

Ludoteca: Orígenes de un espacio de juego con nombre propio

E-mail Imprimir
Indice del artículo
Ludoteca: Orígenes de un espacio de juego con nombre propio
Juego: derecho histórico siempre presente
Transformaciones sociales, nuevos espacios educativos
La educación busca su sitio
La institucionalización del juego como elemento educativo: las ludotecas
Conclusiones
Notas y referencias bibliográficas
Cómo citar este artículo
Todas las páginas

Resumen

    Este artículo recorre los orígenes de las ludotecas como instituciones de juego y su particular desarrollo en la década de los 80 en el Estado Español. Las transformaciones sociales que ha vivido España a lo largo de las últimas décadas ha hecho más que necesario la irrupción de estos espacios ya presentes en otros países. Tras treinta años desde que las primeras ludotecas abrieron sus puertas, podemos acercarnos a esos momentos iniciales para conocer la esencia de esta institución educativa que se integra en el día a día de muchas familias, de la infancia actual.

Con diferentes sentidos términos como Lekotec, Toy Loan o Toy Library las ludotecas se desarrollan en Europa durante las décadas de los 60 y 70. En España, a pesar de la dictadura que privaba de libertades, el juego inundaba rincones y las actividades deportivas o de ocio eran dirigidas desde las instituciones educativas. El juego seguía siendo una actividad espontánea vivida en plazas, calles y campo. En zonas como Cataluña o País Vasco, donde el juego y el deporte contaban con una amplia tradición, y también en otros lugares del estado, había propuestas que se mantenían vivas a lo largo de los años. Por este motivo, entre otros, no es de extrañar que tras la transición democrática, se aprovechara el empuje y entusiasmo de los primeros años de democracia para descubrir el juego como una necesidad que estaba siendo difícilmente cubierta debido a la evolución que estaba tomando la sociedad. Las ludotecas se alzaron como lugares donde el juego es, y sigue siendo, el protagonista. Aunque ha sido el modelo catalán el que se ha expandido hasta transformarse en un modelo a veces llamado del sur de Europa o Mediterráneo (aunque se incluya Portugal sin estar bañada por estas aguas), existen diferentes formas de llevar a cabo esta institución, adolecida demasiadas veces de una definición que en la práctica se queda ambigua, sobre todo porque no encuentra amparo en una legislación sólida.

Las ludotecas son espacios donde el juego se entiende como una actividad en la que tomamos un papel con la intención de disfrutar y la consecuencia de aprender. El desarrollo a lo largo de la vida está vinculado a las actividades lúdicas que realizamos y el útil en el que se apoya el juego es el juguete.