• Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Principal >> Artículos >> Didáctica de las Ciencias en la Educación Primaria y su relación con los planteamientos de comienzos del siglo XX - La evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje

Didáctica de las Ciencias en la Educación Primaria y su relación con los planteamientos de comienzos del siglo XX - La evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje

E-mail Imprimir
Indice del artículo
Didáctica de las Ciencias en la Educación Primaria y su relación con los planteamientos de comienzos del siglo XX
La valoración de los conocimientos previos del alumnado
La importancia de la motivación y la experimentación
La programación y evaluación de la enseñanza-aprendizaje
La actitud de los maestros ante la enseñanza-aprendizaje de las Ciencias
La evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje
A modo de conclusión
Bibliografía
Cómo citar este artículo
Todas las páginas

La evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje

La evaluación del alumnado estaba concebida por Rosa Sensat, Margarita Comas y Bargalló, entre otros, como un proceso continuo a lo largo del curso académico. Estos mismos planteamientos se siguen actualmente, como una forma de aplicar la evaluación continua durante la etapa, que integraría varios tipos de evaluación: inicial, formativa y sumativa.


La evaluación inicial permite conocer los conocimientos previos que los alumnos poseen en relación a la nueva situación de aprendizaje. La evaluación formativa hace referencia al seguimiento del proceso de enseñanza y aprendizaje, y nos proporciona información sobre los logros y dificultades, orientando posibles tomas de decisión en cuanto a continuar con la programación o realizar algunos cambios.
La evaluación sumativa se fundamenta en la recogida de información al finalizar el proceso de una unidad didáctica, ciclo o etapa, y proporciona los datos para determinar el grado con que se han alcanzado los aprendizajes expresados en los objetivos propuestos. Cada tipo de prueba e instrumento de evaluación valora alguna capacidad y tipo de contenido. Lo interesante es utilizarlos bien, y ser conscientes de para qué son útiles. Uno de los objetivos fundamentales que deberemos evaluar, en relación con el alumnado, es que haya aprendido a leer, a escribir ciencias de manera correcta, y a memorizar conceptos que le servirán de base para desarrollar nuevos aprendizajes más complejos en el futuro (Caballer y Serra, 2001, pp. 99-109).


Es conveniente utilizar diversos instrumentos de evaluación, de forma que permitan recoger diferentes matices y discriminar, en la medida de lo posible, dónde están las dificultades. Normalmente, cada situación permite evaluar unos aspectos o contenidos. Algunas de las técnicas más idóneas que se pueden utilizar en la evaluación son: la observación sistemática, la revisión de trabajos, el diálogo y la entrevista personal, las pruebas específicas -pruebas objetivas, pruebas de interpretación de datos, y pruebas basadas en la exposición de un tema-, la autoevaluación del alumnado y la autoevaluación del profesor.